Qué es una microempresa

Una empresa, en general, es toda aquella entidad que desarrolla una actividad empresarial independientemente de su forma jurídica.

En realidad, existen muchos tipos de empresas y negocios. Las empresas se pueden clasificar de muchas formas. Las principales, según: 

  • El sector: turístico, servicios, agricultura, transporte, hostelería, etc.
  • La forma de constitución: empresario individual o autónomo, sociedad limitada, sociedad anónima, sociedad civil, etc.
  • El ámbito de actuación: locales, regionales, nacionales, internacionales o multinacionales.
  • La titularidad del capital: públicas o privadas.
  • El destino de los beneficios: con o sin ánimo de lucro.
  • El tamaño: empresas grandes, medianas, pequeñas y microempresas.

En este caso, nos centraremos en las empresas de menor tamaño. Explicaremos qué es una microempresa y todos los aspectos relacionados con ella, ya que la mayoría de empresas en España son microempresas, concretamente el 95,5% del total de empresas.

Definición de microempresa

El concepto de microempresa viene definido por la Comisión Europea. En concreto, en el artículo 2  del Reglamento (UE) número 651/2014, de 17 de junio de 2014. En dicha normativa se establece lo siguiente:

Se define microempresa como una empresa que ocupa a menos de 10 personas y cuyo volumen de negocios anual o cuyo balance general anual no supera los 2 millones de euros.”

Esta definición, centrada en el número de empleados e indicadores económicos, es establecida por la Unión Europea y adoptada de una forma u otra por todos los países miembros, entre ellos España. 

Se ha sido diseñada para poder establecer límites y poder realizar una clasificación de las empresas para la participación en distintos programas, establecer normativa o ser beneficiarios de ayudas y subvenciones en cualquier país miembro.

Parece claro que cuando nos referimos a una microempresa, la llamamos así por tener 9 o menos empleados, e incluso también cuando no tiene empleados. Además, debe cumplir con los límites económicos referentes al volumen de negocio o el balance.

En este sentido, se debe tener claro que una microempresa no va vinculada a determinada forma jurídica. Podemos encontrar una microempresa constituida como autónomo o sociedad limitada, o mediante cualquier otra forma de constitución.

Clasificación de las empresas según su tamaño

Profundizando en la clasificación de las empresas según el tamaño, vemos claramente la identificación de las microempresas como aquellas más pequeñas. La escala propuesta por la Comisión Europea es la siguiente:

  • Microempresas. De 0 a 9 empleados. Con un volumen anual de facturación y el total del activo que no supere los 2 millones de euros.
  • Pequeñas empresas. De 10 a 49 empleados. Con un volumen anual de facturación y el total del activo que no supere los 10 millones de euros.
  • Medianas empresas. De 50 a 249 empleados. Con un volumen anual de facturación que no supere los 50 millones de euros y un total del activo que no supere los 43 millones de euros.
  • Grandes empresas. Más de 250 empleados. Con un volumen anual de facturación mayor de 50 millones de euros y un total del activo superior a los 43 millones de euros.

En este sentido, para hacer sencilla la clasificación, la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana empresa ha creado una herramienta online para identificar si eres una pyme o no. 

Diferencia entre pyme y microempresa

La principal diferencia entre una pyme y una microempresa es que no todas las microempresas son pymes. En concreto, una microempresa es un tipo de Pyme.

Basta con fijarnos en el volumen de beneficios, valor patrimonial y número de empleados. Las Pymes tienen hasta 249 empleados, mientras que las microempresas tienen hasta 9 trabajadores. 

En cuanto a su nivel de facturación las microempresas llegan a 2 millones de euros mientras que las Pymes alcanzan los 10 millones de euros.

Características de una microempresa

Las microempresas se caracterizan por una serie de aspectos comunes:

  • Las microempresas son frecuentes en una serie de sectores. Son mayoritarias en actividades como comercios, restaurantes, bares y cafeterías o profesionales como abogados, asesorías,  arquitectos o ingenieros. Además, en empresas como inmobiliarias, empresas pequeñas de construcción, intermediarios comerciales o talleres mecánicos.
  • Tienen pocos trabajadores, pudiendo llegar a nueve. Aún así, es muy habitual encontrarnos con microempresas que no tienen empleados. En estos casos, destaca la figura del  emprendedor.
  • Para contrarrestar la falta de recursos humanos, tienen que subcontratar ciertos servicios como la asesoría fiscal o realizar colaboraciones con otras empresas y profesionales.
  • Al igual que dispone de recursos humanos escasos, también cuenta con limitados recursos técnicos, materiales y financieros.
  • Las microempresas, al tener menor músculo financiero, tienen mayor dificultad para acceder al crédito bancario.
  • Su estructura del negocio es sencilla, muy centralizada en el promotor del proyecto empresarial, y con escaso número o ningún mando intermedio.
  • Si bien tienen un límite de facturación y del balance de hasta dos millones de euros, la mayoría de micropymes obtienen beneficios bajos, lejos de estas cifras.
  • En general, su ámbito de actuación y competencia es local. Se dirigen a un mercado limitado.
  • Algunas de estas características se rompen con empresas con alto grado de digitalización y tecnología, ya que aunque son pocas, éstas rompen con estas características típicas de las microempresas.
Cafeteria

Tributación de las microempresas

Las microempresas pueden constituirse de distintas formas. Entre ellas, las más utilizadas son autónomo o sociedad limitada.

Dependiendo de esta forma de constitución, sus resultados económicos tributarán de una forma u otra.

Los autónomos tributan por el Impuestos de la renta de las personas físicas (IRPF), donde los resultados económicos empresariales se integran con el resto de rentas obtenidas por la personas física. El tipo impositivo que pueden soportar los beneficios son:

  • Desde 0 hasta 12.450 euros, el 19%
  • De 12.450 hasta 20.200 euros, el 24%
  • Desde 20.200 hasta 35.200 euros, el 30%
  • Entre 35.200 y 60.000 euros, el 37%
  • Desde 60.000 hasta 300.000 euros, el 45%
  • A partir de 300.000 euros, el 47%

En cuanto a las microempresas constituidas como sociedades, éstas tributan por el Impuesto de Sociedades (IS) y, en general como empresas de reducida dimensión. Los tipos impositivos pueden ir del 1% al 25% dependiendo del tipo de sociedad, si bien, el tipo efectivo que suelen pagar de media las microempresas sobre el beneficio es del 14,7%.

Por esta diferencia en la tributación, la elección entre ser autónomo o sociedad limitada, parece sencilla. Cuando una microempresa gana dinero y sus ingresos son estables, parece evidente que se constituya como sociedad.

Como crear una microempresa

Crear una microempresa es sencillo, sobre todo porque se pueden crear empresas en una hora con la existencia de los PAE. Los pasos para crear una microempresa son los siguientes:

En el caso específico de las sociedades: 

  • Certificación negativa del nombre de la sociedad del Registro Mercantil.
  • Depositar en una entidad bancaria el capital social. Para una sociedad limitada es de un mínimo de 3.000 euros.
  • Solicitar el Número de Identificación Fiscal (NIF) provisional en la Agencia Tributaria.
  • Creación de la sociedad ante notario, con la escritura y los estatutos.
  • Inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil.

Para autónomos y para sociedades:

Cómo son las microempresas en España

En España existen 3.404.428 empresas activas, según el último dato disponible del Directorio Central de Empresas (DIRCE), a 1 de enero de 2020.

De estas empresas, 3.250.660 son microempresas. Esto que representa el 95,5% del total de empresas en España.

El resto, son 127.399 pequeñas empresas, lo que significa un 3,7%. 21.543 son medianas empresas, un 0,6% y 4.826 grandes empresas, representando solo el 0,1%.

Entre las microempresas, si nos fijamos en su forma jurídica, el 58,2% de las microempresas son personas físicas o autónomos, lo que supone la existencia de 893.435 empresas de este tipo. Estos autónomos, son seguidos por 1.034.989 Sociedades Limitadas, lo que representa el 31,8% de las microempresas y 115.508 Comunidades de bienes (3,6%) y 42.457 Sociedades Anónimas, lo que tan solo significa que el 1,3% de las microempresas. 

Si analizamos el número de empleados, 1.912.010 de las microempresas no tienen empleados, lo que significa el 58,8% de las microempresas. El 27,9% tienen de 1 a 2 asalariados, el 9,4% tienen de 3 a 5 empleados y el 3,9% de las microempresas tienen de 6 a 9 trabajadores.

En cuanto a la antigüedad, el 21,7% de las microempresas tiene menos de dos años, el 14,1% tiene entre 2 y 3 años, el 30,1% de 4 a 11 años, el 17,7% tienen de 12 y 19 años y el 16,5% de las microempresas tiene más de 20 años de antigüedad.

En este caso, para establecer un perfil de las empresas en España, se puede concluir que la mayoría de empresas en España son microempresas (el 95,5%), personas físicas o autónomos (el 55,6% del total de empresas) y sin trabajadores (el 56,2% del total de las empresas).

Imagenes: Unsplash.com/timmykp , unsplash.com/corinnekutz y unsplash.com/fgiorgio

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Reacciones y comentarios