Ley de Morosidad: qué es y qué plazos establece

Impagos y morosidad son uno de los grandes problemas para pymes y autónomos. Conocer la Ley de Morosidad te ayudará a conocer tus derechos ante estas situaciones y los plazos de pago por parte de clientes y proveedores.

Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales y su posterior modificación a través de la Ley 15/2010 determinan el marco de cómo y cuándo deben realizarse los pagos entre empresas y de éstas con la administración pública.

Esta ley busca combatir la morosidad y evitar abusos al establecer plazos de pago. Lo hace a través de medidas como limitar los intereses de demora y el tiempo que puede se tardar en abonar un servicio. En otras palabras, la fecha límite de las facturas.

La Ley de Morosidad se aplica a operaciones entre:

  • Empresas.
  • Empresas y la Administración Pública.
  • Contratistas y subcontratistas.

Por el contrario, quedan fuera de la misma las operaciones con consumidores, así como los pagos con cheques, pagarés, letras del tesoro y las indemnizaciones de seguros.

Tampoco se aplica a las deudas en concursos de acreedores, para los que se usará la Ley Concursal.

Plazos de pago en la Ley de Morosidad

¿Cuánto tiempo tiene una empresa para abonar un servicio? La Ley de Morosidad fija estos limites en 60 días para las empresas privadas y 30 días para las administraciones públicas. Estos plazos empiezan a contar desde que se haga entrega de los productos o se presten los servicios contratados.

La Ley de Morosidad también fija que el proveedor debe entregar la factura en un plazo de 15 días desde que se presta el servicio. No hacerlo es uno de los errores habituales en la facturación como empresa.

En caso de que haya que comprobar los bienes o servicios se aplicará el plazo de 60 días, aunque el acreedor debe recibir siempre la factura antes de que finalice el periodo de comprobacio´n.

Los plazos de pago se pueden incrementar siempre que ambas partes así lo indiquen. En ese caso, la fecha de recepción de la factura marcará el comienzo del plazo de pago.

Intereses de demora

La Ley de Morosidad también fija cuál puede o debe ser el interés de demora en caso de impago por parte del deudor.

Según la ley, la mora se produce en cuanto el deudor no atiende sus obligaciones de pago en el plazo requerido. Cuando esto sucede, podrás aplicar intereses de demora al precio pactado.

Este interés de demora se puede pactar en el contrato. En caso de hacerlo, se aplicará el interés fijado por el Banco Central Europeo (BCE) más ocho puntos básicos que se aplicará durante seis meses. Al cabo de medio año se actualizará según los nuevos datos del BCE.

Cambios en la Ley en 2021: Proyecto modificación de la ley sobre medidas de lucha contra la morosidad

El Proyecto modificación de la ley sobre medidas de lucha contra la morosidad introduce varios cambios, empezando por un nuevo régimen sancionador para el incumplimiento de los plazos de pago.

El texto identifica tres tipos de infracciones que serán:

  • Leves, con multas de hasta 3.000 euros.
  • Graves, con multas de hasta 100.000 euros.
  • Muy graves, con multas de hasta 1 millón de euros. 

También se define el concepto de deuda pendiente de pago, que incluye el principal reclamado, más los impuestos, tasas, intereses de demora y la indemnización por costes de cobros. Dicho de otra forma, ahora se pueden incluir todos esos conceptos al reclamar una deuda mediante un proceso monitorio.

💡¿Quieres olvidarte de las facturas de tus proveedores? Descúbre todo lo que podemos hacer por ti:

Imagen / Duncan Meyer

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Reacciones y comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *