CRM: qué es y por qué necesitas uno en tu empresa

La digitalización de procesos, la automatización o el Big data son conceptos cada vez más utilizados para hacer más competitivas a las pequeñas empresas y autónomos

A esto contribuyen las herramientas de facturación, contabilidad o de gestión de los clientes como son los CRM.

¿Qué es un CRM?

El CRM es una acrónimo de Customer Relationship Management. Es una herramienta que sirve para gestionar la relación con los clientes de una empresa.

En los últimos años se han incrementado estas soluciones para las empresas. Sobre todo, impulsados por la entrada y el auge del marketing digital.

Con el CRM, la empresa puede controlar y registrar la información relevante de los clientes, además de explotarla desde la perspectiva del marketing y las ventas. 

Por qué debes tener un CRM en tu empresa

Un CRM mejora fácilmente la gestión de tu empresa, dando solución rápida a la digitalización de la misma. Existen una serie de aspectos que permiten los CRM:

  • Facilita conocer a tus clientes y permite recopilar información estratégica para tu negocio. La información no solo basta con tenerla. El CRM permite explotarla y realizar cruces de datos impensables, a los que no podrás acceder sin una herramienta digital.
  • Permite visualizar los procesos de venta desde los clientes potenciales hasta el servicio postventa.
  • Aumenta la satisfacción y fidelización de clientes. La explotación de los numerosos datos que disponemos nos permitirá adaptarnos mejor a lo que demanda.
  • Genera una visión histórica e integral de la relación, actividad e interacción de cada cliente con la empresa.
  • Conecta distintos soportes o medios de marketing con la base de datos de clientes. Esto permite, por ejemplo, analizar cómo interactúan con nuestra página web, redes sociales o tienda online.
  • Automatiza procesos y tareas, mediante la creación de respuestas automáticas, de plantilla personalizadas, acciones preestablecidas o flujos de trabajo. 
  • Permiten la implementación de estrategias de inbound marketing.
  • Mejora la atención al cliente. Los datos del cliente facilitan tratarlo de forma más personalizada. Ya no solo tenemos datos básicos de contacto, sino que podemos manejar un espectro de datos como la edad, los gustos, los hábitos o preferencias respecto a los productos o servicios que recibe de la empresa.
  • Facilita la segmentación a través del filtrado de información y aplicación de técnicas que permitan establecer los perfiles de buyer persona.
  • Permite la gestión 360º de las áreas de negocio de ventas, marketing y atención al cliente.
  • Acelera los procesos de ventas.
  • No solo permite el tratamiento de los clientes actuales, sino también la integración de los clientes potenciales (leads) en los procesos, lo que permite identificar oportunidades de ventas.
  • Plantear fácilmente el establecimiento, seguimiento y medición de objetivos de ventas y marketing.
  • Mide indicadores básicos del negocio, como el retorno de la inversión (ROI) de las acciones y presupuesto de marketing. Como no solo del ROI se vive, con el CRM se puede acceder a un catálogo de indicadores potentes para analizar las ventas de la empresa.
  • Incorpora conocimiento a la empresa a través de los clientes. Mediante la interacción con los clientes y el análisis de datos se trabaja la inteligencia de negocio.
  • La información es más fiable y fluye mejor en el equipo de marketing y ventas. Permite acceder a la misma de forma centralizada en tiempo real

Imagen: Pixabay.com/stocksnap

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Reacciones y comentarios