5 pasos para hacer tu plan de negocio correctamente

Los emprendedores, antes de crear un negocio, necesitan investigar y reflexionar sobre la idea y el mercado. El resultado de esto debe plasmarse en el plan de negocio, Pero no de cualquier forma.

¿Que es un plan de negocio?

El plan de negocio, o también llamado plan de empresa, es un documento estratégico y operativo. Sirve como hoja de ruta para la creación o consolidación de una empresa. Puedes utilizar el plan de empresa para:

  • Definir y analizar la idea de negocio.
  • Fijar las estrategias para poner en marcha y consolidar la empresa.
  • Estudiar la viabilidad económica y técnica del proyecto.
  • Presentar la idea de negocio ante bancos, inversores o socios.

Para hacer un buen plan de negocio se deben de dar algunos pasos para conseguir toda la información y analizar aquellos aspectos a incluir.

1) Observar y buscar información

Los emprendedores de vocación suelen ser personas muy observadoras y de vigilancia activa de su entorno. Son proactivas y buscan, sin darse cuenta, nuevas ideas que poner en marcha.

Si bien esto es una cualidad, para que tanta actividad cerebral no sea un problema, se debe ser sistemático y constante en la búsqueda. Para eso, basta con ser ordenado, con algún sistema, cuaderno o aplicación, en la que tomar notas.

A la hora de buscar información, es conveniente fijarse en las pautas de éxito. Se deben analizar los modelos de negocio, ver qué y cómo se hacen ciertas actividades en otros lugares, informarse y profundizar sobre cualquier producto o sector, etc.

2) Definir la idea

Para definir la idea de negocio se pueden usar algunos métodos que pueden ser un complemento perfecto para el plan de empresa.

Para definir la idea puedes utilizar herramientas de emprendimiento ágil como Lean Startup. Con estas herramientas podrás plantear qué problema resolver, cuál es la propuesta de valor o crear un producto mínimo viable (PMV).

3) Estudiar el mercado 

Para crear una empresa debes ser un experto en el sector en el que vayas a emprender. Y será mejor si es en una actividad en la que tengas algo de experiencia a lo largo de tu vida laboral. Es básico conocer cual es la cadena de valor del producto o servicio, conocer los proveedores, cómo se produce o se presta determinado servicio.

Del mismo modo, debes analizar a cada uno de los competidores y no menospreciarlos. Esto te ayudará, sin duda, a mejorar tu producto o servicio y cómo satisfacer al público objetivo.

4) Recopilar presupuestos

La parte económica es una de las más importantes. Para ello, no debes hacer estimaciones a la ligera y conseguir información real y actualizada.

Solicitarás tantos presupuestos como necesites, de forma que, conociendo al detalle la inversión o los costes de determinados materias primas y suministros puedas reducir al mínimo el riesgo al elaborar tu plan de viabilidad.

5) Redactar la información

Con todo el contenido se debe redactar y maquetar la información para que sea de fácil lectura y comprensión. Debe ser contenido claro, sencillo y directo. 

El plan de negocio puede tener el siguiente esqueleto: 

  • Resumen ejecutivo. Será una síntesis de una hoja de los aspectos principales, pero, Posiblemente, algunos de los destinatarios solo lean esta parte.
  • Presentación del proyecto. Se abordarán los antecedentes, en qué consiste el proyecto, cuál es el equipo promotor o si serás autónomo o sociedad limitada.
  • Descripción de la idea. Se explicará la idea de negocio, las necesidades que cubre y cuál es la hoja de ruta para ponerla en marcha.
  • Estudio de mercado. Se profundizará en la  situación y evolución del mercado, los diferentes tipos de clientes y los competidores.
  • Productos y servicios. Se dará detalle de los productos o servicios a ofrecer.
  • Marketing y ventas. Se realizará el plan de marketing desglosando todas las acciones, y soportes. También se planteará la estrategia comercial de la empresa, precios, localización, comunicación, etc.
  • Plan económico. Se realizará un estudio económico y de viabilidad, teniendo en cuenta la factibilidad de la inversión, así como del cashflow del negocio.

Imagen: Pixabay.com/pexels

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Reacciones y comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ES